26 sept. 2012

La deriva soberanista

En esta España nuestra de la crisis se ha desatado, en Cataluña, una furia independentista que, teniendo en cuenta el natural seny, parece mentira. Ciertamente el cemento consolidador de la unión de Cataluña al Estado ha sido tradicionalmente el mercado cautivo español y ahora en el seno del Mercado Común creen poder sortear el control de Madrid a través del mercado único, esto es lo que dice sin rebozo López Tena.







                                                         






En realidad se mezclan dos cuestiones, a saber: la afirmación esencialista de una catalanidad diferente a Castilla desde el comienzo de los tiempos, como si Cataluña hubiera estado en Júpiter y no en la Península Ibérica, y la cuestión de las balanzas fiscales. De lo primero no se puede hablar pues es algo de naturaleza metafísico-revelada pero sí de lo segundo; independientemente de que puedan existir razones para un nuevo sistema de financiación y de vigilancia de la corresponsabilidad fiscal del Sur de España, hay que decir que el sistema de cupo se ofreció a Cataluña, en la negociación del Estatuto de Sau, y Pujol no quiso pues pensó que, en ese caso, el Estado desarrollaría el Fondo de Compensación Interterritorial del artículo 158 de la CE.





                                                           



 



CiU votó sí a la Constitución y Cataluña lo refrendó en el referéndum, siendo miembro de la Comisión Constitucional Roca i Junyent. Por otro lado la actual situación no se entiende, teniendo en cuenta que ese partido ha sido determinante para la gobernación de España en numerosas ocasiones. Se suele comentar que en Alemania los lander no pueden tener un desequilibrio superior al 4% siendo el de Cataluña, según ellos, del 8; no sé qué desequilibrios tendrá París respecto al Mediodía, o el norte de Italia respecto a Sicilia.






                                                            






Contra todo análisis coherente (caso Checoslovaquia) creen que podrán mantener el control del mercado español por proximidad y dominio en la distribución, no comprenden que la parte de España no catalana puede ser un gran atractivo para las economías de Francia o Alemania como sí lo han comprendido los empresarios de multinacionales radicadas en Cataluña, con un 60% de la producción, que dicen que se irán, lo que ha obligado a posicionarse radicalmente a Juan Rosell presidente de la CEOE y de Fomento del Trabajo.
















¿Cuál será la auténtica razón por la que Mas hace esto? Parece que el cuento de la lechera no es suficiente, se trata de ganar las elecciones de la crisis, después de aplicar políticas duras que siempre respetan los abrevaderos de la casta política cerrada y cleptocrática.
El PP sigue con su gastado discurso de que la economía lo es todo, ya cansa la permanencia en ese discurso timorato para que no le llamen facha. Nunca se habla de Historia o porque no se sabe o porque no se sabe explicar. Hace tiempo que habría de recuperarse la Sanidad y la Educación para el gobierno central e incluso crear un cuerpo administrativo único con funcionarios intercambiables (concursos abiertos).
 

















¿Qué pasará? Puede que, tras una caída económica, sea verdad la tremenda superioridad que los catalanes de hoy creen tener y se conquisten mercados, entrando en la UE. ¿Cómo se hará? Creen que podrán aplicar el impracticable Derecho de Autodeterminación. El planteamiento de la situación, en principio, parece una ópera bufa o el camarote de los hermanos Marx con un Mas hablando ridículamente de Puerto Rico o de las Islas Feroe como si se pudieran parecer en algo al problema catalán. Así pues, el espectáculo debe continuar, seguiremos informando. 


P.D. ¿Tendrá algo que ver la audacia tartufesca de Mas con la presencia de un ministro del interior francés cuyo padre era independentista catalán?

Enlaces interesantes: http://www.libertaddigital.com/opinion/jose-garcia-dominguez/escolta-cebrian-65716/

http://www.libertaddigital.com/opinion/jose-garcia-dominguez/por-que-no-un-referendum-65737/

24 sept. 2012

China hoy en día

En el mundo antiguo, cuando Roma surgía como potencia naciente, el emperador chino Qin Shi Huang terminó manu militari con la conquista de los reinos combatientes y creó, de hecho, el Imperio Chino. Ambas superpotencias no interactuaban directamente, no tenían fronteras comunes, las vías de comunicación comercial (ruta de la seda o de las especias) eran casi un secreto. Sin embargo este desconocimiento no era óbice para que los acontecimientos en cada una de esas entidades influyesen en la otra.







                                    






En época de Imperio Romano fuerte, los bárbaros asediaban China, en época de Imperio Chino fuerte los germanos asediaban Roma. En la Europa del siglo XIII todavía creían en el Preste Juan, rey cristiano mitológico de China. Marco Polo de hecho nos ha trasmitido la Historia de China en su libro del Millón donde queda constancia de la repulsa de los emperadores a intervenir fuera del hinterland chino, como queda demostrado en la historia del almirante Zheng He que vio su escuadra destruida y después la prohibición de construir otra, poniéndose de manifiesto el deseo de aislamiento chino.  El deseo de aislamiento chino se ha visto roto modernamente tras la escisión maoista del comunismo, por imperativo del internacionalismo proletario, saliendo China trasquilada de Kenia y Tanzania, pero hoy día el tremendo superávit comercial y sus intereses en todo el mundo la fuerzan a intervenir.








 






China al contrario que el Imperio romano, destruido en su versión occidental en el 475 d.C. y en su versión oriental en 1453 d.C., pervive hoy en día, y eso a pesar de las muchas guerras civiles que jalonan su historia, por citar solo las últimas: la instauración de la República por Sun Yat Sen y las consiguientes rebeliones, la época de los señores de la guerra, la invasión japonesa de Manchuria que desemboca en la II Guerra Mundial y la guerra civil que, entre 1945 y 1949, enfrentó al comunista Mao Tse-Tung con el líder nacionalista Chiang Kai Shek.








 









En realidad, a pesar de esta sucesión de guerras y levantamientos, China siempre vuelve a estar unida; tras la derrota de la dinastía Manchú en las guerras del opio que propiciaron un envilecimiento de la población y en la práctica su sometimiento casi colonial, con los comunistas China vuelve a estar unida y fuerte. No sabemos la causa de ese fenómeno, quizá el realismo chino menos audaz y espiritual que en Europa, quizá la existencia de una base étnica y lingüística común, pero la realidad es que el Imperio pasó a nación china y ésta a república popular multinacional.








 







En el momento en que se produjo la entrega de Hong Kong a China, ésta escenificó la entrada del ejército en la plaza utilizando un pequeño pelotón de soldados, toda la transición de China se escenificó en la plaza de Tiananmen, no cabe duda de que Teng Hsiao Ping ha sido un consumado escenógrafo para llevar a China a ser un país de dos sistemas económicos o gato blanco gato negro no importa si caza ratones, tesis del más descarnado pragmatismo.
















Lo cierto es que una entidad política tan antigua como el Imperio Romano ha pervivido hasta nuestros días y se constituye en potencia global emergente en la época de la globalización.

22 sept. 2012

Sven Hassel II

Ha muerto el escritor Sven Hassel, narrador del cruel espectáculo de la guerra del que leí todo lo escrito. Éstas son las reseñas de El País y ABC.






6 sept. 2012

Horacio Vázquez Rial

Hace años, de manera casual, leí un libro de este autor sobre las aventuras, o mejor decir desventuras, de Triste, se llamaba "Historia de Triste". Desde entonces he seguido leyendo a este autor argentino y español o español y argentino que qué más da.















Hoy ha muerto, se lo ha llevado el cáncer; hace unos días hablaba en su blog del miedo que tenía cada vez que un pequeño catarro hacía su aparición, el miedo era fundado.




Su evolución es, en el terreno ideológico, la misma de tantos: primero católico, luego izquierdista para luchar contra las injusticias del mundo y finalmente liberal desencantado de la izquierda. Vivió en Barcelona donde estudió la carrera y luego en París y en su Buenos Aires natal para finalmente recalar en Madrid.




Descanse en paz.

La independencia de Quebec

Al igual que en Bélgica y en Escocia es ahora en el Canadá donde se ha producido la victoria de un partido independentista: el Partido Québécois.






En Europa, a partir de la II Guerra Mundial y de la división del mundo en dos bloques, no se había producido movimiento alguno en este sentido. Sólo la descolonización propiciada por la ONU había causado quiebra de soberanías, siendo las políticas neocoloniales de control de mercados las preferidas por las antiguas potencias coloniales. Pero la caída del muro da vida a un nuevo orden mundial; el triunfo de USA y la OTAN parece que ha abierto la caja de Pandora. Lo que surge en este momento es una globalización económica, informativa y política en la que parece que sobran los Estados-nación históricos surgidos de la Modernidad como economías de escala.











La crisis
del Estado-nación no se compadece con la hipermultiplicación de los mininacionalismos. Con la seguridad del mantenimiento de los mercados cautivos, garantizada por la superpolicía del mundo (USAF y OTAN), todos quieren tener su parcela para mafiosear y oprimir a las minorías y a los individuos, todos quieren tener su pequeño campanario, sus selecciones deportivas, sus idiomas ultraminoritarios y obligatorios. Las fuerzas financieras y empresariales que dirigen el mundo global se las entienden mejor con estos débiles Estados y a sus poblaciones, acuciadas por la crisis y asustadas ante el futuro, nadie las tiene en cuenta.

2 sept. 2012

La mentira mueve el mundo

La primera de todas las fuerzas que dirigen el mundo es la mentira. La civilización del siglo XX se ha basado, más que ninguna otra antes de ella, en la información, la enseñanza, la ciencia, la cultura; en una palabra, en el conocimiento, así como en el sistema de gobierno que, por vocación, da acceso a todos: la democracia. Sin duda, igual que la democracia, la libertad de información está en la práctica repartida de manera muy desigual en el planeta. Y hay pocos países en los que una y otra hayan atravesado el siglo sin interrupción, e incluso sin supresión durante varias generaciones.









Pero, aunque incompleto y sincopado, el papel desempeñado por la información en los hombres que deciden los asuntos del mundo contemporáneo, y en las reacciones de los demás ante esos asuntos, es incontestablemente más importante, más constante y más general que en épocas anteriores. Los que actúan tienen mejores medios para saber sobre qué datos apoyar su acción, y los que experimentan esa acción están mucho mejor informados
sobre lo que hacen los que actúan.
















Que nuestras opiniones, aunque sean desinteresadas, proceden de influencias diversas, entre las cuales el conocimiento del sujeto figura demasiado a menudo en último lugar, detrás de las creencias, el ambiente cultural, el azar, las apariencias, las pasiones, los prejuicios, el deseo de ver cómo la realidad se amolda a nuestros prejuicios y la pereza de espíritu, no es nada nuevo, desde el tiempo en que Platón nos enseñó la diferencia entre la opinión y la ciencia. Tanto menos nuevo cuanto que el desarrollo de la ciencia desde Platón no cesa de acentuar la distinción entre lo verificable y lo inverificable, entre el pensamiento que se demuestra y el que no se demuestra.









Pero comprobar que hoy vivimos en un mundo más modelado que antaño por las aplicaciones de la ciencia no equivale a afirmar que más seres humanos piensen de manera científica. La inmensa mayoría de nosotros utiliza las herramientas creadas por la ciencia, se cuida gracias a la ciencia, hace o no hace niños gracias a la ciencia, sin tomar parte, intelectualmente hablando, en el orden de las disciplinas de pensamiento que engendran los descubrimientos que disfrutamos. Por otra parte, incluso la ínfima minoría que practica estas disciplinas y accede a este orden adquiere sus convicciones no científicas de manera irracional.






Jean François Revel



















Como he dicho en otra entrada somos monos locos, de manera que lo razonable, más que lo racional, brilla por su ausencia; así los grandes acontecimientos de la historia quizá han sido modelados por esa razón que engendra quimeras más que por la ciencia de la que habla Revel. Fijémonos sin ir más lejos en el propio origen del Occidente, ese Occidente del que saldrá la civilización industrial y tecnológica que se ha impuesto en el mundo entero. En el origen está el camino de Santiago, una ruta que genera una civilización pero ¿por qué la gente peregrina a Santiago?








Porque ha aparecido en el Campus Stellae el sepulcro de un apóstol de Cristo muerto en Palestina en el siglo primero. ¿Y cuándo ha aparecido? En el siglo noveno; démonos cuenta, en una época en la que viajar era una aventura muy cara, trasladan el cadáver de alguien muerto en Palestina para enterrarlo en Galicia y en el siglo nueve Teodomiro encuentra la tumba porque se lo indica una estrella. Éste es uno de los hitos de Occidente, un hito como no podía ser de otra manera cristiano pues el Occidente cristiano se sostiene en el Cristianismo que nos habla de un Dios hecho hombre nacido de una Virgen.


















Y qué decir de la ciencia que se nos aparece como si fuese una religión en la que hay que creer, con sus mandamientos, el santo evolucionismo, el calentamiento global, sus sacerdotes y su inquisición. Por eso es necesario desentrañar críticamente la Historia porque el pueblo que olvida su Historia tiende a repetir lo peor de ella. Estamos viéndolo en el día a día, la mentira se ha impuesto como una virtud y la política se ha convertido en una farsa.