26 ene. 2015

Demis Roussos

En tiempos, en Alejandría habitaba una gran colonia griega, dedicada al comercio. Entre los miembros de esa etnia se puede recordar al poeta Kavafis y también a Demis Roussos. Cuando se fueron los ingleses y el Rey Faruq, se produjo un éxodo de las comunidades griegas y también la judía en Egipto. Demis fue a Grecia y participó en el gran conjunto musica Aphrodite's Child, después fue cantante en solitario y muy relacionado con España.
A muerto en Grecia.





Aviso a navegantes

Transcribo un análisis certero de lo que está pasando en Venezuela. 




Maduro anunció su nueva estrategia para enfrentarse a la catástrofe venezolana. Insiste en los errores de siempre. No va a rectificar. Mintió. Inventó culpables y conspiraciones. Optó por huir hacia delante. Lo hizo tras un inútil recorrido en busca de recursos por varios países, incluida China. Apenas consiguió unos pocos créditos y la vaga promesa de ciertas inversiones. Ya no le creen. Ni los que tienen ciertas simpatías ideológicas le creen. Por eso le han cerrado el grifo.
Hacen bien en no confiar en el chavismo. Nadie ignora que esta patulea de incapaces, además de maltratar severamente a la población, y de convertir al país en un narcoestado terriblemente corrupto –el más podrido de América Latina de acuerdo con Transparencia Internacional–, ha malgastado miles de millones de petrodólares. ¿Cuántos? Para que el azorado lector se haga una idea: la cifra es mayor que la suma de todos los ingresos recibidos por el Estado venezolano desde que Simón Bolívar consiguió la independencia, en el primer cuarto del siglo XIX.
Si los chavistas hubieran sabido y querido gobernar razonablemente, tras una década del barril de petróleo a cien dólares, Venezuela hoy sería un país del Primer Mundo y no una sociedad en plena descomposición, donde las personas se pelean a puñetazos en los supermercados y las farmacias por adquirir un poco de leche o una ampolleta de insulina.
¿Cómo llegaron a este desastre? Tomen nota los españoles: además del catastrófico padrinazgo cubano, siguieron de cerca los consejos de los profesores comunistas Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero, hoy en Madrid al frente del partido Podemos. Estos personajes llegaron a tener despacho en Miraflores, la casa de gobierno en Venezuela, desde donde pontificaban y recetaban a sus anchas.
Durante más de seis años, y al costo de varios millones de dólares que recibieron por sus asesorías, los jóvenes expertos académicos españoles enseñaron a los chavistas a demoler sin compasión la economía de la nación más rica de América Latina.
Arribaron a Caracas borrachos de populismo marxista, sin la menor experiencia empresarial –lo que se traduce en que ignoran cómo se crea, conserva o malgasta la riqueza–, convencidos de que la principal tarea de los gobiernos es igualar a las personas por abajo. Objetivo, por cierto, que lograron con creces. Hoy el país es una inmensa pocilga colectiva.
¿Y ahora qué va a pasar en Venezuela? Un experto en seguridad lo ha vaticinado en un tono sombrío: el chavismo –me ha dicho– no marcha hacia una revolución o contrarrevolución política, sino hacia un saqueo nacional, monstruoso y definitivo, que llegará a los hoteles y a las casas suntuosas, dondequiera que haya comida.
Venezuela va hacia el caos, regido por la ley del más fuerte, con cien mil kalashnikovs, pistolas y cuchillos empuñados por la gente de rompe y rasga. Esos mismos que en el 2014 asesinaron a 25.000 personas para despojarlas de los teléfonos móviles, las billeteras y los anillos, ahora acompañados por una enorme turba que se robará televisores, enseres domésticos y todo lo que encuentre a su paso.
¿Por qué no? Eso fue lo que aprendieron de Hugo Chávez en aquellos paseos televisados en los que el difunto militar repetía alegremente el fatídico "Exprópiese" ante cualquier bien que le llamara la atención, mientras sus cómplices, vestidos de rojo, reían y aplaudían irresponsablemente. El teniente coronel les enseñó que en la contemporánea selva urbana no existen los derechos de propiedad. Sencillamente, el dueño es el que tiene la pistola en la mano y está dispuesto a utilizarla. Menudo legado.
Por supuesto, Maduro todavía tendría la posibilidad de impedir este horror. ¿Cómo? Rectificando. Debería comenzar por abrir los calabozos y liberar a los presos políticos, al tiempo que convoca a un urgente diálogo nacional con la oposición –que hoy tiene el 75% de respaldo popular– para dar un vuelco a la situación mediante una inmediata reforma consensuada.
¿Por qué no lo hace? Probablemente se lo impiden los narcogenerales que temen por su bolsa y por su vida, la legión de los corruptos que prefiere continuar esquilmando el país y sus mentores cubanos, que anualmente reciben miles de millones de dólares en subsidios y están dispuestos a pelear hasta el último venezolano por mantener ese vital flujo de recursos.
Atrapado en medio de esas fuerzas, Nicolás Maduro marcha a paso firme hacia el precipicio.

24 ene. 2015

La corrupción política

Dentro de los efectos visibles que producen las crisis de las que está aquejado nuestro país es desasosegante para nuestra sociedad, comparativamente a hace unos años empobrecida y en paro, la constante aparición de corrupción política.





Sin embargo para los observatorios sobre el fenómeno en el ámbito internacional, que se resisten a caer en las ensoñaciones de los media y que utilizan información de primera mano bebida en las fuentes directas de los agentes económicos, nuestro nivel de corrupción es el mismo que el de los países de nuestro entorno, Francia e Italia. Se investiga sólo un tercio de los Estados que hay en el mundo por unas u otras razones, ya sea por su importancia estratégica, su tamaño, su economía o la cantidad de sus materias primas; arriba con menos corrupción aparece Noruega, abajo chapoteando en la basura aparece Zimbabwe. 
No quiere decir que los mejor situados no tengan corrupción sino que ésta aparece menos. Países como USA han creado la figura del lobby, una forma de legalizar la corrupción institucionalizándola.







En nuestro país, la percepción de la corrupción va acompañada de una guerra entre dos grupos de comunicación, quienes dirimen sus disputas a patadas en el culo de los políticos en función de sus lineas ideológicas y de su necesidad económica.
Otra de las cosas que se observan investigando el caso español es el aspecto sistémico de nuestra particular corrupción. La necesidad de financiación de los muy numerosos ayuntamientos españoles que a partir del cambio de régimen sufrieron la asignación de importantes competencias sin adecuar sus fuentes de financiación, lo que obliga a llevar a cabo recalificaciones para beneficiar a determinados promotores; la necesidad de financiación de los partidos políticos sujetos a campañas cada vez más caras y numerosas, con más gastos de vida interior y la aparición del conseguidor quien ficha clientes que paguen a través de procesos concursales amañados y que también  cobra. 





En la otra orilla, determinados empresarios no es que se pongan a tiro sino que son ellos mismos quienes tientan en ese ruedo, y por otro lado unos jueces ávidos de notoriedad con pocos medios hacen que los procesos de instrucción se eternicen, dando una imagen pésima.








La realidad es que la corrupción se persigue y sale a la luz como el pus cuando se saja una infección pero la impresión es la contraria. 
La corrupción de verdad está inmersa en una graduación de escala en la que abajo aparecen corruptelas más hijas de la ignorancia y la mala gestión que de la intención prevaricadora, como la utilización de bonos de viaje y tarjetas representativas. La prevaricación, el cohecho y el tráfico de influencias aparecen en lo más alto. 







¿Qué soluciones hay para esto? Aquí y en Sebastopol como la gente no teme pecar ni aprecia el deshonor de su conducta, sólo la cárcel con condenas más duras, con procesos más rápidos y con más medios puede servir para limitar el fenómeno. La cuestión no es sólo que haya políticos honrados; la cuestión es que se minimice el poder que ejercen los políticos para limitar, así, sus opciones para corromperse. La mejor forma de no caer en la tentación es que la tentación no exista.







La implementación de mejores sistemas de vigilancia y financiación de los partidos, así como una selección de los gestores públicos más adecuada, donde debieran enfrentarse al escrutinio de los electores a cuerpo limpio, es tarea inmediata y necesaria; la persecución debe incluir la mala gestión sin más, haciendo responsable al funcionario público antes que a la administración que también bajo la figura de la responsabilidad subsidiaria. 


Ver: "La Corrupción Política", Javier Pradera (Galaxia Gutenberg) -  iiiSeguir leyendo: http://www.libertaddigital.com/opinion/percival-manglano/hay-algun-politico-honrado-en-espana-73860/

12 ene. 2015

Anita Ekberg

Durante los años sesenta apareció en España y fuera el mito de la "sueca". Ekberg lo representaba de maravilla. Recuerdo la escena en la Fontana de Trevi; vi la película en la televisión pero a la edad en que había que verla. Ha muerto Anita Ekberg y ésta es la necrológica de El País.







9 ene. 2015

Atentado en Francia

Cuenta Marc Bloch, en su ensayo "La Extraña Derrota", que una de las variables determinantes en la guerra es la distancia, pero no medida en metros sino en tiempo. Hasta hace muy poco, en mi infancia sin ir más lejos, la distancia entre el mundo islámico y Europa era muy grande; en sus sociedades proliferaban empleos tradicionales casi inexistentes en Europa, la transferencia tecnológica era menor que ahora y nadie soñaba con una invasión islámica, eso era cosa de los libros de Historia; pero el mundo de la globalización lo ha cambiado todo; extensos barrios de París, Berlín, calles de Madrid, de Barcelona son auténticos ghettos musulmanes; paralelamente la tercera generación de musulmanes europeos está más conectada a su civilización por los medios de comunicación audiovisuales vía satélite y por Internet. 





 






En un Occidente que ha perdido el norte, el mundo musulmán ha encontrado su misión: la conquista de Europa. Un estudio de la universidad de Casablanca a propósito del relativismo en el mundo árabe produjo asombro y desazón a sus autores, musulmanes ellos mismos. Éste es uno de los grandes problemas de Europa hoy, la existencia de terroristas asesinos, ejércitos islámicos etc., independientemente de  las manos que mezan la cuna, son consecuencias de este caldo de cultivo. La naturaleza violenta del Islam es intrínseca en su religión, la ausencia de aggiornamento, la implicación de la religión en la política y el integrismo religioso nos abocan a guerras asimétricas que se van a desempeñar no en Iraq o Palestina sino como ahora en París esto es sólo el comienzo.
















 En recuerdo de los caídos en Charlie Hebdo, en París.






Rod Taylor

Recuerdo a este actor australiano en una serie de televisión, "Dos contra el Mundo"; me llamó la atención ese western motorizado. Protagonizó "Los Pájaros" de Alfred Hitchcock. Ésta es la necrológica de El País.